Baselworld - Los primeros relojes de pulsera

Baselworld - Los primeros relojes de pulsera-4483

Tissot empezó a crear relojes de pulsera a principios del siglo XX, y los modelos «Porto» y «Banana» vieron la luz en 1912 y 1916, respectivamente. Su estilo distintivo es un buen ejemplo de la amplia variedad de relojes Tissot creados para cada ocasión e inspirados en las modas de la época, prestando especial atención al elegante periodo art nouveau. La nueva gama de relojes de pulsera incorporaba materiales que iban desde el acero a la plata, pasando por el oro y los diamantes, y se crearon en una infinidad de formas, tales como la forma de tonel o la rectangular. El ejemplo más emblemático de este último, el modelo «Banana», tiene una historia fascinante: vendido en Rusia, el principal mercado de Tissot en la época, fue enviado a Le Locle en 1917 para su reparación. Tras la revolución, las restricciones impuestas sobre los artículos de oro conllevaron que jamás pudiera devolverse a su dueño, y, en la actualidad, está en manos de un coleccionista privado. Se trata de una impresionante representación del art nouveau, con las suaves siluetas de los números y las líneas curvas del diseño, que recuerdan las formas y estructuras de la naturaleza que dieron fama al movimiento. Tissot sigue respetando la manera en que estos modelos emblemáticos dieron forma a su historia, y, en la actualidad, rinde tributo al popular modelo «Banana» con la colección Tissot T-Heritage Banana. Conserva la forma de la caja inmediatamente reconocible del reloj original, con los ondulantes contornos de los números, que contrastan de forma eficaz con su marcada geometría. Tan elegante como siempre, se presenta en una variedad de acabados, para satisfacer todos los gustos.